Blog / El mito del gato negro
22 abril, 2016
El mito del gato negro

El miedo irracional hacia los gatos negros se remonta a tiempos muy antiguos. Ya en la tradición celta se creía que los gatos eran los mejores amigos de las brujas, especialmente los negros, incluso se decía que podían transformarse en uno de ellos. También se hizo muy conocida en Francia y Gales la figura del Chat […]

Gatto nero in terrazzo

El miedo irracional hacia los gatos negros se remonta a tiempos muy antiguos. Ya en la tradición celta se creía que los gatos eran los mejores amigos de las brujas, especialmente los negros, incluso se decía que podían transformarse en uno de ellos. También se hizo muy conocida en Francia y Gales la figura del Chat Palug, una especie de gato monstruoso que mantenía aterrorizados a los habitantes de la isla de Anglesey, hasta que el mítico rey Arturo le dió muerte.

Durante la edad media europea comienza una persecución masiva hacia los gatos, se empiezan a asociar los ritos paganos y la figura del demonio con ellos, hasta el punto de que ser poseedor de un felino era motivo suficiente para ser juzgado por practicar brujería, “todas las personas que acojan un gato negro bajo su techo corren el riesgo de ser condenadas a la hoguera”, según reza la bula “Rex in rama”, siglo XIII.

La iglesia fomentó de tal forma la persecución, que la quema de gatos pasó a ser un espectáculo habitual en algunas festividades como La noche de San Juan. La persecución duró varios siglos.

Las supersticiones sobre al gato negro pasan a formar parte del folclore popular durante la caza de brujas en Salem, Estados Unidos, donde se afianzó la creencia de que las brujas adoptaban la forma de gato negro para deambular por las calles por la noche sin ser reconocidas.

No obstante, existen algunas tradiciones que asocian los gatos negros a la buena suerte, por ejemplo, hace años en Inglaterra las esposas de los pescadores tenían gatos negros en casa, creían que de esta forma sus maridos regresarían sanos y salvos a casa.

El gato negro hoy en día

Se podría pensar que todas estas supersticiones forman parte del pasado, pero la herencia de cientos de años de persecución sigue afectando a los gatos hoy.
Incluso entre los amantes de los felinos los gatos de este color son impopulares. En una camada de gatitos, los negros siempre son rechazados. Los gatitos negros siempre se quedan de finalistas en los refugios, sus adopciones están limitadas a las escasas personas que muestran preferencia por los gatos de ese color o a personas sensibles que conocen el estigma que los acompaña y los adoptan por solidaridad.

Los gatos negros son gatos como cualquier otro, no dan suerte, ni mala ni buena. Son animales elegantes, preciosos y cariñosos, como todos los gatitos. No merecen ser víctimas de prejuicios ridículos.

Categorías

Síguenos en

Articulos relacionados

Blog Perros - 4 abril, 2016
Cuando salimos de viaje con nuestra mascota debemos proveer un mínimo botiquín para atender cualquier pequeño accidente que se...
Blog Periquitos - 4 abril, 2016
Todo propietario de una mascota desea que ésta se sienta lo más cómoda posible, por lo tanto debemos prestar...
Blog Gatos - 22 abril, 2016
 El Sphynx o Gato Esfinge es una raza de gato muy llamativa por su aparente ausencia de pelo. Es...