Blog / Como tratar gatos que no conoces
21 marzo, 2016
Como tratar gatos que no conoces

Los gatos son animales que necesitan su propio espacio para sentirse seguros y tranquilos, por eso cualquier persona que entre dentro de su espacio personal puede ser vista como una amenaza. Aún así, un gato puede estar expuesto a múltiples contactos con desconocidos, como por ejemplo gente que va de visita a la casa donde […]

Young woman wearing warm sweater is resting with a cat on the armchair at home one autumn day

Los gatos son animales que necesitan su propio espacio para sentirse seguros y tranquilos, por eso cualquier persona que entre dentro de su espacio personal puede ser vista como una amenaza. Aún así, un gato puede estar expuesto a múltiples contactos con desconocidos, como por ejemplo gente que va de visita a la casa donde vive. Si has ido más de una vez a una casa dónde hay gatos desconocidos y no has sabido cómo reaccionar ante ellos éste artículo puede ayudarte.

Hablar con el propietario para que nos dé más detalles sobre el carácter de su mascota puede ser una buena forma de empezar. No hay que olvidar que cada animal es diferente y lo que le puede gustar a uno no tiene porque hacerlo en otro. 

Al llegar a la vivienda debemos dejar que el gato sea el primero en acercarse a nosotros. Si quiere contacto o conocernos nos lo hará saber. Así mismo, es importante que no lo miremos fijamente ya que podría mal interpretar nuestra mirada, el mejor consejo en el primer contacto es que actuemos pasivamente.

Cuando veamos que el gato se siente cómodo en nuestra presencia podemos acariciarle, aunque debemos saber que hay zonas mejores que otras. 

Normalmente las caricias delante y detrás de las orejas, así como debajo del mentón, les encantan. En cambio, les acostumbran a desagradar en la cola, las patas y la barriga. Pedir consejo al propietario sobre donde prefiere su gato ser acariciado siempre será una buena opción.

Aunque ya hayamos tenido contacto con el animal no debemos olvidar observar sus señales cuando le estemos acariciando. Si vemos que de repente se aparta, rehúye nuestro contacto, tensa la cola como un látigo o bufa debemos saber que es conveniente que nos alejemos y respetemos su espacio personal.

Puede que la situación sea totalmente distinta y seas tú quien tenga miedo del animal. En ese caso lo mejor es avisar con anterioridad al propietario para que intente mantener al gato entretenido en otra habitación mientras te encuentras de visita.

Categorías

Síguenos en

Etiqueta

Articulos relacionados

Blog Perros - 4 abril, 2016
  Si tienes perro seguramente cada vez que llegan las vacaciones te planteas una y otra vez qué hacer...
Blog Perros - 24 marzo, 2016
Tener un animal en nuestro hogar es una fuente de alegría y vitalidad, pero debemos saber que su convivencia...
Blog Perros - 4 abril, 2016
  La muda de pelo en otoño puede ser un auténtico quebradero de cabeza. Es habitual que la casa...