24 marzo, 2016
Cuidado con las quemaduras del sol

  La época estival puede ser muy peligrosa para nuestro perro debido a los calores, la deshidratación e incluso las quemaduras solares. Sí, al igual que los humanos, si nuestras mascotas están expuestas excesivamente en zonas muy soleadas eso les puede provocar quemaduras en su piel, con las consecuentes molestias por los picores y dolores […]

holiday dog

 

La época estival puede ser muy peligrosa para nuestro perro debido a los calores, la deshidratación e incluso las quemaduras solares. Sí, al igual que los humanos, si nuestras mascotas están expuestas excesivamente en zonas muy soleadas eso les puede provocar quemaduras en su piel, con las consecuentes molestias por los picores y dolores que ello provoca.

A los perros les encanta el sol, simplemente hay que verlos disfrutar durmiendo la siesta bajo el Lorenzo. Muchas son las personas que piensan que porque son animales, por su capa de pelo, son inmunes a los rayos solares, y nada más lejos de la realidad.

Las partes más vulnerables a sufrir quemaduras solares en los perros son la nariz, alrededor de los ojos, en la panza y también en las orejas. La primera señal de quemadura de nuestra mascota es el enrojecimiento de la zona, palpándose el dolor del animal. También podrás observar una escamación, sequedad o agrietamiento de la piel afectada, sobretodo más palpable en las orejas. Esto es lo más típico en grados de quemadura solar leve, pero puede ser más grave y provocar la caída de pelo y otros trastornos que ya requieren de una urgente visita al veterinario para poder valorar correctamente la lesión y realizar un tratamiento acorde a la gravedad de la misma.

Otros problemas en quemaduras solares en perros que sean de especial gravedad pueden derivar en infecciones, úlceras de la piel e incluso el temido cáncer de piel, por lo que no hay que tomarse a la ligera el proteger a tu mascota del sol del verano.

Por eso, os vamos a dar unos consejos para que tu mascota pase un verano lo más protegido posible.

• Nada más empiece el verano es importante que lleves a tu perro al veterinario para que le haga una revisión general. Es época de pulgas y garrapatas y debemos tomar precauciones para evitar que pueda coger alguna, para ello puedes usar pipetas o collares insecticidas que garantizarán que tu mascota esté protegida.

• El agua es muy importante y debes ofrecérsela, tanto si el perro se encuentra dentro como fuera de casa debe tener total libertad de acceder a una gran cantidad de agua fresca cuando la necesite. Debes asegurarte varias veces al día de que el perro tiene agua. Si lo llevas contigo lleva siempre agua encima para poder hidratarle. Para una buena salud de la piel es importante una buena hidratación.

• Mucha gente piensa que cuando llega el calor lo mejor para los perros es cortarles el pelo para que estén más frescos y no es recomendable ya que su pelo les protegerá del sol evitando quemaduras solares y por ello lo mejor es que le cortes el pelo en primavera o en otoño que el sol es menos fuerte.

• Los perros de pelo y piel claros también pueden sufrir quemaduras al igual que nosotros. Es importante tener en cuenta que los perros de pelo corto o a los que recientemente les hemos cortado el pelo dejándolo muy corto son muy propensos a tener quemaduras solares. Debes tener esto en cuenta tanto si tu perro suele estar en interior como en el exterior, ya que si suele estar en el interior su piel no estará acostumbrada a permanecer al sol. Para ello hay protectores solares especiales para perros que pueden ayudar a que no se queme con la exposición solar. Recuerda que siempre debes usar los productos específicos para perros ya que están formulados especialmente para ellos.

• En el caso de que tu mascota tenga insolación los síntomas suelen ser jadeo, expresión de ansiedad, aturdimiento, piel seca y muy caliente, fiebre, taquicardia, vómitos, mirada fija. Una insolación es una emergencia y debes acudir al veterinario. Mientras tanto pon sobre las partes quemadas toallas empapadas de agua fría sobre todo en la cabeza o en las partes donde tenga menos volumen de pelo.

• Otro enemigo de nuestra mascota es el asfalto y pavimentos, sobre todo los oscuros. En verano llegan a alcanzar temperaturas altísimas. A nuestra altura no somos capaces de percibir la temperatura y no notamos que desprenda calor pero para los perros, sobre todo los de tamaño más pequeño, este contacto puede ser asfixiante. El cuerpo de nuestra mascota se puede calentar rápidamente e incluso sus almohadillas pueden llegar a quemarse por el calor del suelo, por ello es mejor que evites pasearle por el asfalto y lo hagas en lugares sombreados.

• Las playas son cada vez lugares más permisivos con la presencia de los perros. No es muy recomendable llevarle a la playa a no ser que puedas ofrecerle una buena sombra y mucha agua. En el caso de que lo bañes en el mar cuando llegues a casa asegúrate de aclararle bien el agua salada y si es necesario puedes aprovechar para darle un buen baño en casa con champú para perros (si puede ser con alguno con extractos naturales de hierbas, aloe vera, aceite de macadamia…) que calmen y alivien de picores.

• Otra forma de cuidar de piel y pelo en los perros es asegurándole un buen aporte de ácidos grasos Omega 3 ya que esto hará que su piel esté sana y su pelo brille radiante. Recuerda que la vitalidad de un perro se ve a primera vista con el aspecto de su pelo y piel. Existen varios productos, como el aceite de pescado para perros ricos en omega 3, que tiene beneficios para su piel como aliviar los picores de la piel, es anti-inflamatorio, mejora la masa muscular, mejora la salud del corazón, reduce la muda de pelo y evita la caída del cabello, además de mejorar sus digestiones, lubricar las articulaciones y mejorar el estado general de tu mascota. Un complemente idóneo para la temporada estival, ya que nuestras mascotas pasan mucho tiempo mojadas para refrescarse y su pelo y piel se ven resentidos. O piensos para perros ricos ácidos grasos específicos para la salud de piel y pelo.