24 marzo, 2016
¿Cuándo empiezo a educar a mi perro?

Desde el momento en que adquirimos un perro empezamos a pensar en cuando será el momento adecuado para empezar a enseñarle las primeras normas básicas decomportamiento. Existe la falsa creencia de que a un perro no se le puede enseñar y educar hasta la edad comprendida entre los 6 meses y 1 año. La realidad es más […]

Puppy of Dogue de Bordeaux (French mastiff) chewing a book

Desde el momento en que adquirimos un perro empezamos a pensar en cuando será el momento adecuado para empezar a enseñarle las primeras normas básicas decomportamiento.

Existe la falsa creencia de que a un perro no se le puede enseñar y educar hasta la edad comprendida entre los 6 meses y 1 año.

La realidad es más sencilla y sólo debe de imitarse a la naturaleza. Eso significa que a tu perro debes enseñarle desde prácticamente su nacimiento. A partir del momento en que haya pasado 6 semanas con su madre, esté destetado y pueda comer regularmente podremos empezar a enseñarle.

El perro como animal social que es vive en grupo, por lo que solamente puede funcionar bien cuando hay orden y respeto a las normas impuestas por el líder. Y esto ocurre desde su nacimiento.

Hasta cumplir los 4 meses son tratados con menos rigidez. Aunque sí es cierto que la madre sabe dejar las cosas claras cuando hace falta. Un cachorro atrevido recibirá la correspondiente corrección sin que ella se lo piense dos veces.

Por lo tanto, no temas, a tu cachorro le parecerá de lo más normal que intentes enseñarle.

Se puede enseñar a un cachorro con 7 semanas de vida a obedecer a ciertas palabras con mucha facilidad. Es un hecho que cuanto más joven, más fácilmente aprende un perro. Incluso un perro que ha sido enseñado de joven, resultará más inteligente de mayor. Tendrá más capacidad para solucionar problemas. Eso sí, debemos tener en cuenta que el perro aún es joven y no tiene la capacidad física y mental desarrollada. Además, es bueno dar libertad al perro hasta que tenga de 4 a 6 meses de edad antes de darle un entrenamiento formal.

Debemos respetar su tiempo para jugar y hacer ejercicio libremente porqué ésta es la mejor manera de asegurarnos que sus huesos y sus pulmones se desarrollan fuertes, además de ayudarlos a liberar su energía y de fomentar una relación más estrecha entre ambos.

A continuación os mostramos algunos consejos a tener en cuenta para enseñar a nuestro perro los comportamientos básicos a seguir en casa:

Enseñar al cachorro quién es el líder
Para combinar la enseñanza y el ejercicio de una forma divertida podemos hacer que nuestro cachorro nos persiga por el patio, así le enseñaremos a seguir al líder de la manada, es decir, a nosotros. Esto ayudará a que el entrenamiento del perro sea mucho más fácil en el futuro.

Acostumbrar a tu perro con el uso del collar y la correa
Desde cachorro debes acostumbrar a tu perro al uso de la correa y el collar. Por lo menos 3 veces a la semana debes sacarlo a pasear, lo cual también ayudará a la motricidad del cachorro. Así le enseñaremos a comportarse cuando está con más gente y a acostumbrarse a estar a nuestro lado y así evitar que salga corriendo de repente en mitad de una calle transitada.

El cachorro nunca debe dormir contigo
Dormir con nuestro cachorro puede ser una actividad contraproducente para las personas ya que, cuando crezcan los perros, querrán continuar con esta actividad, lo cual puede traer algunos problemas como pelos y comidas desparramadas por la cama. Eso no quiere decir que, una vez establezcamos unas normas y nuestro perro las haya aprendido, podamos permitirle subir a dormir a nuestra cama sólo cuando nosotros queramos.

Tratar de enseñar a hacer sus necesidades fuera
Esta actividad es un tanto difícil, ya que los cachorros a temprana edad no pueden controlar adecuadamente sus funciones fisiológicas, tal como sucede con los bebés humanos. Por eso no debes ser muy duro con tu cachorro, entiende que es una pequeña criatura que necesita tu afecto y tolerancia. Para iniciar su educación para que haga sus necesidades fuera debes estar atento a las señales que muestra antes de querer hacerlas, como por ejemplo olfatear como loco en un mismo lugar o caminar en círculos. Si ves estas señales, levanta al cachorro y llévalo fuera. Cuando termine sólo felicítalo, así el perro asociará que hacer sus necesidades fuera es algo bueno.

Fuente: Blog Perro